Las mechas son uno de los servicios más demandados en las peluquerías de todo el mundo. Son perfectas para aquellas mujeres que quieren darle un giro a su melena, pero sin apostar por un cambio muy radical. ¿Mechas balayage o californianas? Te lo contamos todo en esta entrada en el blog.

¿Cuál es la diferencia principal entre estas dos técnicas?

En esta temporada, las mechas balayage está más de moda que nunca, aunque esta técnica no es del todo nueva. Tiene su origen en Francia y comenzó a desarrollarse en los años 90. Balayage literalmente significa barrer y, en eso consiste. El color se distribuye con pinceladas suaves, desde la raíz hasta las puntas, sin utilizar el papel de aluminio. Las mechas californianas se aplican de medios a puntas, utilizando el clásico papel de aluminio. La idea es crear en el cabello de la clienta un efecto sun-kissed, imitando a los surfistas de California. Si por un lado las mechas balayage quedan más naturales, las californianas crean mucho más contraste con el tono de cabello de la base, ya que quedan mucho más marcadas y visibles.

Desventajas

Las mechas balayage son bastante difíciles de hacer. Es muy importante que te pongas siempre en manos de profesionales del sector para que salgas del salón con el look que siempre has soñado. Las mechas californianas son más agresivas para el cabello, ya que es necesario utilizar calor para realizarlas, lo que hace que el cabello se oxide.

¿Cómo elegir entre las mechas balayage y las californianas?

Las mechas balayage en general quedan bien a todas: como punto de partida se utiliza el color de la base, creando un efecto natural y sutil en toda la melena. Nos encanta como quedan este tipo de mechas en largas y medias melenas e incluso en cabellos cortos.  Son ideales para ti sin tienes el cabello fino, porque te ayudarán a aportarle volumen y grosor a tu melena. Si eres rubia, puedes apostar tanto por unas balayage como por unas californianas: las californianas se realizan necesariamente con un color claro y en bases muy oscuras quedan demasiado marcadas.