Estamos felices de contarte que, a partir de hoy 5 de Mayo, ¡volvemos a abrir nuestras puertas! Estas últimas semanas han sido duras, de mucho esfuerzo y trabajo. Sabemos que las peluquerías después del COVID-19 serán diferentes y nos hemos tomado nuestro tiempo para implementar correctamente todas las medidas de protocolos de seguridad e higiene para hacer de nuestro salón una Peluquería Segura. Olvida (por una temporada) la peluquería que conociste. La que tenía revistas, la que era un punto de encuentro con otros clientes o con los propios peluqueros, la que estaba abierta para todos. ¿Cómo ser la vida en las peluquerías después del coronavirus? Os contamos más en nuestra última entrada en el blog.

Una vuelta a la actividad segura y libre de contagios

En Peluquería Sabai, tenemos claro que la vuelta a la actividad va a realizarse con nuevas reglas del juego en las que ya no contarán solo la calidad de los tratamientos o el estilo del peinado. ¿Cómo serán las peluquerías después del COVID-19? Nuestros clientes necesitan sentirse seguros y protegidos, disfrutando de nuestros servicios de forma responsable. Estamos preparados, nos adaptaremos y daremos lo mejor de nosotros mismos. ¿Contamos contigo? Es muy importante que respetes el horario de cita programado y no llegues con minutos de antelación. Te pedimos puntualidad, por favor. No tomaremos la temperatura a los clientes que lleguen al salón, pero si tienes algún síntoma como fiebre o no te encuentras bien, es recomendable que te quedes en casa y vuelvas a la peluquería cuando estés mejor. Se colocarán mamparas de metacrilato entre los tocadores para establecer una distancia y los trabajadores deberán disponer de batas de protección, mascarillas y guantes a la hora de realizar su trabajo. Tu también deberás llevar una mascarilla y seguir todas las medidas de seguridad que el equipo de Sabai te indique dentro del salón. 

Para nosotros, tu seguridad es lo más importante

Un nuevo y desconocido escenario se presenta a las peluquerías después del COVID-19. Nos unimos al pensamiento de Antonio Jaumandreu, secretario jurídico de Conepe (consejo Nacional de Empresarios de Peluquería y Estética): «todos debemos contribuir a parar esta pandemia y debemos priorizar la seguridad de todos». Queremos clientes seguros y equipos seguros. Nos adaptaremos a los cambios y los asumiremos como rutina. En cuanto al material de protección, deberá ser desechable e individual y ubicarse en contenedores específicos. A la hora de pagar, se fomentará el uso del pago con tarjeta para evitar el contacto con billetes y monedas que puedan estar contaminadas. Cada trabajador dispondrá de sus propios materiales, los cuales serán higienizados en cada servicio. Por su parte, los clientes tendrán que desinfectarse las manos, se instalará un dispensador de gel hidroalcohólico, para que puedas hacerlo nada más llegar al salón.