Tener el cabello sano y suave es el sueño de muchas mujeres. Si el efecto frizz de tu melena se ha convertido en una pesadilla, no te preocupes. En esta entrada en el blog, te explicamos cuáles son las principales causas por las que tienes el cabello encrespado.

¿Por qué tengo el cabello encrespado?

Las causas pueden ser diferentes: la humedad, los cambios de temperatura, los secadores y planchas, la electricidad son algunos de los factores que hacen que tu cabello se encrespe más de lo normal. Pero el problema principal del encrespamiento es otro: la falta de hidratación. Cuando nuestro cabello necesita hidratación, se expande para buscar humedad. Al no encontrarla, se rompe, volviéndose seco y quebradizo. ¿Cómo puedes solucionar este inconveniente de forma rápida? En primer lugar, acuérdate que cada tipo de cabello necesita unos productos específicos. Utiliza productos adecuados y, si no sabes por dónde empezar, pregunta a tu peluquería de confianza. Aplica una mascarilla una o dos veces a la semana, según tu cabello, y poco a poco empezarás a notar la diferencia. ¿Todo esto no es suficiente? Entonces deberás apostar por un tratamiento reparador, como por ejemplo la taninoplastia.

Tu aliada contra el encrespamiento: la taninoplastia

Tu alisado orgánico perfecto: la taninoplastia. En nuestro blog, ya hemos hablado de la taninoplastia y de sus ventajas. Si te lo has perdido, no te preocupes, vamos a hacer un rápido resumen. Su principio activo es el tanino, una sustancia natural que se encuentra en la corteza de los árboles. La taninoplastia es perfecta para todo tipo de cabello: rubio, moreno, rizado, liso, natural o teñido. Gracias a sus propriedades, te ayudará a conseguir un cabello mucho más sano, suave, manejable y sin frizz. Es cierto que la taninoplastia también ayuda a alisar el cabello, pero no solo: si tienes el cabello rizado, saldrás de la peluquería con unos rizos perfectos, bonitos y bien definidos.

¿Aún no la has probado? Te esperamos en nuestro salón.